Mashin, en muchas palabras.

Cuando vemos una película por primera vez, probamos una comida nueva o conocemos a alguien es bastante simple decidir si nos han gustado o no.


No necesitamos hacer una análisis de nuestra personalidad para luego entender cómo deberíamos comportarnos ante esta nueva situación. Nuestro cerebro hace ese trabajo por nosotros en forma automática y lanza su veredicto. Manito arriba, manito abajo.


Con las marcas es diferente. Por mucho que nos guste pensar que están vivas y tienen personalidad, en realidad somos nosotros quienes las tenemos que manejar como titiriteros y decidir si tal territorio es coherente para ellas, o no.


El punto al que quiero llegar es que si no tenemos claramente definida la personalidad de nuestra marca es fácil que terminemos haciendo cualquier cosa con ella, imitando la personalidad del brand manager de turno o cambiando de discurso constantemente.


Esto, por supuesto, confunde al consumidor.


Mashin también es una marca y como tal necesita tener un posicionamiento claro para que nuestros potenciales clientes puedan decidir si somos la agencia que están buscando o, por el contrario, una absoluta pérdida de tiempo.


Es decir, para qué servimos y para qué no. La nota puede resultar un poquito larga, pero si estas evaluando trabajar con nosotros vale la pena conocernos mejor.

 

Para explicar nuestra forma de pensar, y nuestra forma de evolucionar la empresa que gestionamos, vamos a apelar al método de los arquetipos de marca.


Si no conoces el método, te dejamos un link por acá a una nota muy interesante que los explica en detalle.


Dentro de los 12 posibles arquetipos de personalidad aplicables a marcas, Mashin se identifica con 3 de ellos. El Forajido, el Sabio y el Cuidador.



EL CUIDADOR

En Mashin nos gusta construir relaciones a largo plazo. Siempre nos tomamos un tiempo en entender la marca para la que trabajamos, pero también la cultura corporativa de la empresa que la posee, y el contexto personal de todos nuestros interlocutores. Brand sana in corpore sano. No hay marcas exitosas con equipos de trabajo infelices en el cliente o la agencia.



EL SABIO


En Mashin nos gusta (1) hablar de todo, (2) saber de lo que hablamos.

Nuestra principal fuente de sabiduría marketera son las agencias con las que estamos asociados. Nuestra red con más de 70 socios nos permite tener una visión publicitaria amplia y actualizada. Cuando ellos no lo saben, creamos un equipo para investigarlo como hicimos en su momento con el gaming y estamos trabajando hoy con la filosofía de triple impacto.


No importa si son NTFs, Metaversos o un nuevo sistema de compra programatica lanzado por Amazon. Nuestro compromiso es estar siempre actualizados.



EL FORAJIDO (o The Outlaw para los que sabemos usar Google Translator)

En Mashin nos gusta vernos como antisistemas. Nuestro propio modelo de trabajo busca ser una alternativa fuera de lo común a la clásica dicotomía entre optar por agencias 360 o un grupo de boutiques.


Esto implica que no somos los mejores haciendo las cosas "porque siempre se hicieron así". A veces esto es genial. Otras veces no tanto. Podemos hacer trabajos by the book pero difícilmente seamos la agencia para una marca que haga de esto la norma de trabajo.



En Mashin NO SOMOS


- Una agencia sólo creativa, aunque hay agencias creativas dentro de Mashin. Si sólo buscas esto podemos ponerte en contacto.


- Una productora, aunque hay productoras dentro de Mashin.


- Una agencia de eventos BTL, aunque tenemos agencias de eventos BTL.


- Una agencia de influencers, aunque bla bla bla bla.


- Una agencia punch-me para descargar la violencia acumulada por la presión corporativa.




Mashin es una agencia más cercana al marketing que a la publicidad tradicional. Nos gusta vernos como socios de nuestros clientes. Nos gusta opinar y comprometernos con los resultados.


Y fundamentalmente, creemos en la amistad laboral y las relaciones largas.



Esperamos ser la agencia que estás buscando.



154 visualizaciones