Centrales de Medios vs el Mundo Digital. El conservadurismo al poder.

Actualizado: 6 de mar de 2018



Soluciones viejas para problemas nuevos.


Esta nota tiene origen en otra, publicada por ComScore, titulada "Diamantes y Banners, un modelo antagónico del que la industria digital podría aprender".


Juro que al leerla me costó entender cómo alguien la escribió y luego decidió publicarla sin ponerse colorado de vergüenza. Recomiendo leerla, pero para quienes no lo hagan voy a ensayar un pequeño resumen.


El autor intenta decirle a la industria digital todo lo que se equivocó al masificar la oferta. Dice que ya Adam Smith nos explicó que “el precio es regulado por la proporción entre la cantidad puesta al mercado, y la demanda de aquellos dispuestos a pagar…” y que al inundar de espacios publicitarios el mundo digital destruimos nuestro mercado. Nos recomienda en cambio aplicar la misma técnica de la industria del diamante, que a través de la cartelización y el monopolio hay mantenido los precios artificialmente altos.


El autor, que no debe haber estudiado mucho a Adam Smith ni economía en general, olvida que según el mismo economista británico el sistema sólo funciona bajo el axioma de la competencia perfecta. Si se instalan monopolios, como el anteriormente mencionado de la industria del diamante, la dinámica capitalista deja de trabajar sobre un óptimo siendo el demandante el principal perjudicado. Cuando hablamos de demandante hablamos de público consumidor. Es decir el usuario, personaje que cualquiera que esté medianamente inserto en la cultura digital sabe que debe priorizar en sus estrategias.


Como la idea de cartelizar la oferta suena a rancia, el autor de la nota no tiene mejor idea que apelar a un segundo argumento: la baja calidad del mercado masificado, el fraude, la pérdida de control. Los mismos argumentos que los conservadores británicos esgrimían contra la democracia hace unos 200 años.


Decir que el mercado digital de medios funciona correctamente, que no hay bots, que no hay trampas, es mentir. Siempre que un sistema se revoluciona, como se revolucionó la política al democratizarse, o el sistema económico al desarmarse los viejos gremios de artesanos democratizando la oferta, surgirán grandes problemas a resolver. Evolucionar implica crear soluciones creativas, sin caer en la tentación de buscar retroceder en el tiempo a épocas doradas donde teníamos el control.


A menos claro, que uno sea un conservador.



25 vistas

© 2023 by The Artifact. Proudly created with Wix.com